ESTELA ÁLVAREZ

A menudo, pensamos que la vida es quien nos gobierna y no nosotros a ella, sin embargo, se puede elegir una vida o, al menos, una forma de llevarla adelante, una forma de mirar, de andar por nuestras situaciones, de aprender de todo, incluso de nosotros mismos. Y si aún no sabemos donde está ese “nosotros mismos”, quizás sea porque estamos acostumbrados a no atendernos, o a darnos siempre la misma respuesta: “sería bonito, pero no es posible”.
Probablemente, este sea el gran tema del filósofo, del cotidiano y del gran pensador: conocer cada vez más  “verdades” para aplicarlas a nuestro modo de vivir. Cada respuesta que encontramos nos modifica irremediablemente. Y ya que todo conocimiento nos afecta, la clave puede estar en saberlo.

Cuantas más personas lo consigan, más cerca estaremos de un mundo diferente.