MIGUEL ÁNGEL PADILLA

“El amor no es una actitud contemplativa de derrota sino una fuerza tremenda que une las cosas y las mantiene” (Jorge Ángel Livraga).

La frase que precede es una de las ideas más completas sobre el amor que aprendí de mi maestro, el profesor Livraga, hace ya bastantes años. Esta afirmación contiene la idea de unidad y de fortaleza, de la unión que también planteara Platón al profundizar sobre uno de los temas más universales y a la vez más difíciles de abordar: el amor.

La mitología griega colocaría el amor como potencia primigenia, Eros el Mayor, una de las primeras divinidades que aparecería en la gestación de universo, que mantiene la unidad esencial de ese cosmos que, más allá de las infinitas formas y grados en que manifiesta la vida, sigue siendo uno en esencia y destino.

Una fuerza… Realmente el amor es una fuerza tremenda que promueve la unión de la vida haciendo salir a las partes de su aislada existencia para buscar la vida compartida e integradora, la esencia común que nos permite dejar de ser seres separados para unirnos en una realidad que nos trasciende.

En nuestra condición humana, vivimos el amor desde diferentes planos de conciencia: desde la unión de los cuerpos que buscan perpetuarse, la amistad que comparte aficiones y afectos, el amor por los hijos y la pareja que se manifiesta en cuidados y atenciones inegoístas, hasta el amor intenso a los demás y a la vida, que busca y se entrega al bien percibiendo la unidad pararracional que nos hace ser parte de un todo, una gran familia, y que se expresa en fraternidad, respeto por la vida y bondad.

En todos los casos el amor es un trascender la propia esfera individual de intereses para integrar la de los otros. No es un olvidarse de uno mismo, sino un pasar del “yo” al “nosotros”.

Hay amor en todos los seres humanos, como lo hay en todas las manifestaciones de la Naturaleza. Aunque a veces pueda parecer lo contrario, el amor está latente en toda persona, aunque parezca adormecido o sepultado por un gran egoísmo. En ocasiones ese amor solo necesita de sencillos afectos para desplegar su poder y elevarse a la generosidad y la entrega, de la que huyó refugiándose en una falsa idea de supervivencia generada por los golpes del destino.

Realmente esta fuerza primordial se encuentra presente en todo lo manifestado.

Hay amor en la danza armónica de los astros, en el flujo evolutivo e integrador de la vida.

Hay amor al contemplar y reconocer íntimamente la belleza de una flor. Hay amor en la indignación ante la injusticia y la compasión ante el dolor ajeno. Hay amor al querer ofrecer lo mejor de nosotros mismos en nuestro trabajo y nuestras relaciones. Hay amor al sacrificar algo de nosotros mismos por el bien de los demás. Hay amor al perdernos en los ojos infinitos de otro ser humano y sentirnos uno con él.

Ciertamente en el amor se dan cita la bondad, la justicia y la belleza. Tal vez ninguno de estos valores excelsos pueda darse sin el otro a riesgo de perder su verdadera cualidad, como si fuesen destellos de un prisma esencial al ser atravesado por la Luz Una.

La mágica relación entre belleza y amor es ancestral

La belleza suscita el amor y el amor mueve a la belleza.

¿Por qué la contemplación de formas, actitudes o ideas bellas despierta en el ser humano un impulso de unión, de posesión del ser que encarna esa belleza? Quizás la natural armonía que se expresa en la belleza resuena en nosotros como un mensaje intuitivo de que la perfecta relación, la unidad es posible, y que esa armonía es éxtasis y felicidad.

El deseo de poseer lo que amamos no es sino una búsqueda ciega de completura hacia afuera, no es dación todavía, pues ese amor es un amor “mendigo” que no ha descubierto su verdadera riqueza. Solo cuando se revierte en busca del tesoro interior, solo cuando se transforma en auténtica posesión de nosotros mismos se vuelve al mundo como dación compartida y el amor “mendigo” se convierte en amor que da, encontrando en los demás la misma maravillosa esencia que uno halló en sí mismo. De alguna forma, nos elevamos a la región de Venus Urania, el amor celeste de estrellas luminosas, desde la región de Venus Pandemos, el amor que mendiga en la tierra lo que tiene en sí mismo.

Sin embargo, ese deseo de posesión es un proceso natural del alma todavía apegada a las sombras y las formas. Al enamorarnos de lo que nos rodea y querer poseer su secreto, vamos descubriendo que los vínculos han de ser despertados dentro. De la búsqueda de la belleza de los cuerpos vamos a ir descubriendo la de las formas, y de ellas a la de los sentimientos e ideas, hasta que alguna vez alcancemos a percibir la belleza natural del espíritu. Ese enamorarse requiere el ir despertando el ojo interno que, tarde o temprano, reconocerá la esencia del todo en nosotros mismos.

En este proceso el amor elevado trasfiere serenidad. En su seno se disuelven el egocentrismo y su fruto, el egoísmo, para abrirnos al descubrimiento del mundo, los demás seres y nuestra maravillosa integridad en su unidad esencial. Al alzarnos sobre nuestros egoístas intereses, se abren paso potencialidades de una naturaleza superior que duerme en nosotros y que nos permiten acceder a realidades que nos estaban ocultas. El amor despierta un ojo que permite ver una belleza y una realidad más profunda e íntima de los seres y la vida. Por ello el amor, desde de los viejos misterios, se nos dijo que era la llave que abría todas las puertas, la piedra filosofal que trasformaba el plomo en oro.

Sin amor no hay desarrollo

De alguna manera, sabemos que nuestro progreso y evolución individual están en muchos sentidos ligados al desarrollo de la humanidad, al todo al que pertenecemos, al que damos y del que recibimos. El elemento real que une y hace fértiles a las sociedades no es el mero intercambio sino el amor, el verdadero “cemento” que une el maravilloso edificio de los pueblos. Solo los que aman construyen realmente, integran, hacen crecer: Los que no, los egoístas, los resentidos, se alimentan de la vida que los demás generan, o la destruyen por desesperación, ignorancia o miedo.

Sin amor no hay desarrollo, porque, ciertamente, activa nuestras cualidades más humanas vitalizando la voluntad y la inteligencia. Ambas se vuelven sin el amor destructivas y desintegradoras (como el amor sin la inteligencia se vuelve torpe e incluso dañino, y sin la voluntad, débil y pasivo).

Solo la tríada de Voluntad-Amor-Inteligencia puede generar un desarrollo integral y sostenido de las sociedades humanas.

Esta es una ley ancestral donde la mencionada tríada activa lo mejor de los seres humanos para construir de forma armónica un mundo bueno: con leyes justas; con una convivencia en paz; con una economía sana; y con unas costumbres saludables.

Así se configura un septenario que completa el marco ideal de vida en común.

Un gobierno que no encarne la tríada no puede generar los cuatro pilares mencionados. ¿No es precisamente la ausencia de amor uno de los factores esenciales que están desequilibrando nuestro presente?

No hay amor si prevalece nuestro interés personal por encima del bien común. Sin embargo, a veces nos preguntamos si es posible conciliar la renuncia a uno mismo con el despertar de la propia individualidad.

El amor no busca anularnos como personas para disolvernos en una idea de unidad inconsciente, homogénea, que no ha despertado la noción de su propia existencia. El ideal del amor es una comunión de individuos conscientes que, porque son dueños de sí mismos, pueden construir y potenciar en lugar de ser lastre, masa. El amor no anula al individuo sino que lo potencia, permitiéndonos descubrir cualidades que trascienden el propio egoísmo, y así participar de una realidad que se expresa tan solo a través del concierto y la unión de voluntades, como en una sinfonía o en la construcción de un majestuoso templo.

En el amor hay búsqueda de la perfección, pues en el impulso de entrega y dación uno quiere dar lo mejor de sí mismo y se esfuerza en ello. Por eso el propio desarrollo personal se torna en servicio. No se es más esponja que absorbe, sino fuente por la que fluye el agua y da de beber.

El amor va generando vínculos

El amor va generando vínculos que, en función de su naturaleza, se revelan como cadenas o como sutiles cuerdas de un instrumento con el que crea música nuestra alma.

En nuestra relación con los demás seres es importante preguntarnos qué nos une, pues los vínculos serán tan duraderos como lo sean las naturalezas de estos.

Hay vínculos físicos y sensuales; hay vínculos de intereses; hay vínculos emocionales y de gustos compartidos; hay vínculos construidos con proyectos de vida e ideales; y hay vínculos espirituales que unen las almas.

En una escala sutil donde podríamos imaginar cómo la atracción más material se eleva hasta el amor más puro y sutil, podemos reconocer un amor de plomo que, como obra alquímica se transmuta, pasando por el cobre y la plata, en una amor de oro puro y espiritual. En estado de plomo, nos impulsa a los otros a tocarlos y sentirlos; en su estado de cobre, nos mueve a la posesión; en su grado de plata, nos induce a compartir, y en su nivel áureo, el amor nos mueve a transformarnos haciendo surgir el maravilloso potencial que guardamos y entregarlo… por amor.

Es cierto que ante algunos seres surge una especial afinidad, un reconocimiento de cierta íntima relación y unión invisible. Esa expresión del amor nos revela cierto vínculo que tal vez no es nuevo y dormía en el nebuloso recuerdo de experiencias pasadas… o de otras vidas. Ese amor se puede expresar en una vocación, en el interés por ciertos lugares y culturas, en la atracción especial hacia otro ser humano, en la determinación de dirigir nuestra vida hacia un ideal… Y siempre nos conduce a un mayor acercamiento y entrega a lo que amamos. Viejos vínculos del alma que ya ha tejido parte de su encuentro consigo misma, con otras almas, o con el alma de la vida.

Solo el amor nos permite descubrir al otro en la verdadera profundidad de la vida

En este juego de relaciones que es la vida, todos queremos ser amados, ser considerados y apreciados por los demás. Sin embargo, tarde o temprano tenemos que descubrir que la más importante aceptación y aprecio que necesitamos debe surgir de nosotros mismos.

Cuando una relación nos ayuda a fortalecer esto, el amor crece, pues se funda en la fortaleza y no en la debilidad.

En la relación de amor que podemos establecer con los demás seres humanos es donde se abre la comprensión y aceptación del otro tal como es, de su libertad, de su necesaria experiencia de vida. El sentimiento de unidad para con los demás seres humanos no es una búsqueda de homogeneidad de formas sino de reconocimiento de los infinitos caminos a través de los cuales las personas transitamos nuestro sendero de experiencia. En el largo camino de la existencia, el amor reconoce todas las experiencias como oportunidades de desarrollo, las agradables y las no deseables aunque, por amor, tratamos de evitar el sufrimiento a los demás y a nosotros mismos. Comprender y perdonar los errores ajenos es reconocer para los demás la necesaria libertad que para nosotros ansiamos, y saber que más allá del error está el alma que busca aflorar y crecer.

Una de las cualidades que despierta el amor es la gratitud, gratitud a todos y a todo lo que nos rodea, gratitud donde celebramos cada despertar de nuestra conciencia a un nuevo tesoro que la vida nos ofrece. El agradecimiento es difícil en quien se cree en el continuo derecho de recibir, que está instalado en la exigencia de la vida. Seres así nunca tienen suficiente con lo que la vida les da y difícilmente saben apreciar lo que los demás les ofrecen.

El amor elevado es también desapego, no se ancla ni en la seguridad de lo conocido ni en la solidez de lo que se cree poseer; el amor nos hace libres de equipaje, es búsqueda de ideales en la juventud, es búsqueda de servicio en la madurez y es búsqueda de trascendencia en la vejez.

¿Cómo se abrirá paso el amor entre los seres humanos?

Puesto que el amor es una fuerza latente en todos los seres humanos, simplemente cuando disolvamos el egoísmo y su raíz, el egocentrismo, que nos separa a los unos de los otros, se irá manifestando naturalmente el amor. Éste se haya como parte de nuestra condición humana más elevada y como “alas dormidas” responde a todo aquello que de alguna manera pertenece a su mundo: la bondad, la belleza y armonía, la justicia, la tolerancia, el afecto y cortesía, la reflexión serena y el sentido de trascendencia de la vida.