URANUS Y GAIA

LAURA WINCKLER

De los mitos y los astros

Los griegos decían del mito: he aquí el relato de lo que no ha existido jamás y que sin embargo fue, es y será.

Mitos en griego significa el “relato”, la “palabra”, de la cual Hesíodo dirá: la palabra que dice la verdad. El mito se expresa por medio de un lenguaje poético que se viste de símbolos y se expresa como una totalidad que se dirige tanto a nuestro corazón como a nuestra inteligencia. Se reviste de símbolos porque son portadores de la ambigüedad, puente permanente entre lo visible y lo invisible, lo concreto y lo abstracto, la idea y el acto, pasando por el corazón y, por consiguiente, por nuestro mundo imaginario.

El mito se vuelve realidad cuando es vivido y percibido por nuestra imaginación creadora y se convierte en la fuente de inspiración de nuestros actos.

Los astros, al marcar el orden del cielo con su ritmo regular, ritman también los latidos del corazón del universo y son portadores de inmensa vida, de la cual todos los seres participan.

La astrología, verdadera ciencia de analogías, revela el lazo profundo que nos une a todo, desde lo infinitamente grande (macrocosmos) hasta lo infinitamente pequeño (microcosmos), imagen de lo vivo.

Del principio hermético: “como es arriba es abajo e inversamente” resulta un simbolismo preciso, según el cual los astros son representaciones de las funciones psicológicas fundamentales del hombre.

Seguir leyendo