JORGE ALVARADO PLANAS

Intuyo que nuestro convulso siglo, además de la revolución tecnológica, quizás aporte algo más importante: la señalización del comienzo de un nuevo nivel de la evolución  biológica humana, al término del cual el matemático marchará unido al poeta (Nicholas Tabakis).

Según la concepción platónica, la Naturaleza es la expresión corporal y viva del mundo arquetípico e ideal. Esta línea de pensamiento ha venido influyendo de manera muy importante en toda la historia de la filosofía de la estética hasta nuestros días.

El hombre ha observado siempre la Naturaleza, las estrellas, los cristales, el cosmos en general con una profunda admiración, dando por supuesto que se comportan y rigen por leyes armónicas preestablecidas. Se supone que los planetas se mueven en sus órbitas sin sufrir la menor variación desde épocas inmemoriales. El sistema solar se ve como un enorme reloj que no se desajusta nunca.

Seguir leyendo