La figura de Séneca ha sido una de las más atrayentes de la historia del pensamiento, ya sea por su filosofía, por el valor literario de sus obras, por sus conocimientos de historia natural, o por el protagonismo político que tuvo en una época de intrigas y corrupción. Está considerado como el padre indiscutible de la Tragedia moderna y ya en su época, sus obras circulaban de mano en mano, siendo el ídolo de la juventud romana de su tiempo. Fue uno de los primeros romanos de origen provincial, que, instalados en la capital del imperio, contribuyó a mantener los valores de la civilización romana.

Nueva Acrópolis - SénecaNumerosos autores cristianos se han acercado a él para reforzar el valor de sus propias doctrinas como Tertuliano, Agustín y Jerónimo. Ha sido admirado por pensadores y escritores como Petrarca, Bocaccio o Calvino (que se inspiró en sus obras para apoyar sus doctrinas de renovación del cristianismo). Montaigne lo consideraba ejemplo de las mejores virtudes, Diderot, que escribió una apasionada biografía suya, lo alaba como a un sabio. Luis Vives, filósofo y humanista, aprecia especialmente las obras de Séneca, dando muestras de ello en su obra “Introducción a la Sabiduría”. Quevedo, gran admirador del filósofo cordobés, refleja sus enseñanzas en obras como “Doctrina moral del conocimiento propio y desengaño de las cosas ajenas”.

Camilo José Cela escribió: “Séneca fue en su día el freno del mundo” y Julián Marías, al cumplirse el segundo milenio de su muerte en 1996 dijo: “Vale la pena resucitar a Séneca; porque eso significa darle nueva vida, la nuestra, con una mirada que recree su actitud, su esfuerzo, su temblor humano y mida la enorme distancia que nos separa de él”.

Orígenes

La madre de Séneca, Helvia, pertenecía a una de las familias más ricas de Córdoba. En su “Consolación a Helvia” Séneca la retrata como una matrona romana tradicional, con las virtudes propias de prudencia, recato y saber estar.

En Córdoba nacieron los tres hijos del matrimonio: Marco Anneo Novato, Lucio Anneo Séneca y Marco Anneo Mela.

Lucio Anneo Séneca nace en Córdoba el 4 a.C. Su padre pertenecía al rango ecuestre y disponía de una considerable fortuna. Desde su juventud realizó numerosos viajes a Roma, ciudad que Augusto recibió totalmente arruinada por las guerras civiles pero que restauró totalmente.

La familia se instala definitivamente en Roma y Séneca y sus hermanos reciben la educación que recibían los muchachos de la época.

Influencias filosóficas en Séneca

Ya adolescente, Séneca tiene sus primeros contactos con la filosofía. Conoce a Soción, filósofo pitagórico que le transmitió entre otras cosas la idea de la reencarnación de las almas.

Contacta con los cínicos, escuela fundada por Antístenes de Atenas, discípulo de Sócrates, que hizo especial hincapié en la práctica de la moral. Influenciado por ellos, Séneca cultivaría la sátira Menipea, género literario surgido a raíz de Menipo y frecuente en la Roma de la época para denunciar los defectos de la sociedad. La obra “Apocolocintesis” está claramente marcada por esta corriente.

Séneca se hizo amigo personal del cínico Demetrio, por quien profesaría una profunda admiración, citándolo en sus obras como ejemplo de quien practicaba aquello que enseñaba. Esta amistad duraría prácticamente toda su vida.

Otra corriente filosófica con la que toma contacto es la epicúrea. El fundador de esta escuela promulgaba que el fin de la vida era el placer, pero se refería a los placeres duraderos, como la serenidad del alma o el placer de conocer. Séneca apreciaba el trasfondo moral de esta doctrina a pesar de que ya en su época era malinterpretada.

Posteriormente, Séneca conoció a su maestro Atalo, quien le transmitió el estoicismo, corriente filosófica que le fue más afín. Aun así, no dejó de reconocer el valor de las enseñanzas de otras escuelas. Si bien todas ellas tenían una manera determinada de entender el mundo, es decir, un discurso filosófico propio, también mostraban una forma de vida acorde, en base a prácticas y ejercicios para alcanzar en ansiado bien de la sabiduría.

Los estoicos practicaban un ejercicio por medio del cual el yo se separa de sus deseos y apetitos para controlarlos, por eso cuando séneca entra en contacto con estas enseñanzas a través de su maestro Atalo, quiere practicar esta accesis. (del griego Asketes: ejercicio). Comenzó a dormir sobre colchón duro, bañarse en agua fría, ser frugal en la comida y no comer carne. Durante un año fue vegetariano hasta que a instancias de su padre que no veía con buenos ojos sus inclinaciones filosóficas tuvo que dejar esta costumbre. Pero no dejó de observar a lo largo de su vida todo tipo de austeridades, como de ser frugal en la comida, por ejemplo, se abstuvo de comer ostras y setas que consideraba más golosinas que alimentos.

Otro ejercicio filosófico que Séneca mantendría toda su vida y que aprendió de Soción era el examen de conciencia. Cada noche antes de acostarse hacía un repaso del día, advirtiendo las faltas y buscando la forma de remediarlas. Esta fue uno de los ejercicios espirituales que la tradición cristiana retomará de las escuelas filosóficas de la antigüedad.

En aquella época de formación Séneca estudia autores latinos como Cicerón y Virgilio, que influyeron bastante en sus concepciones. Aprendió de Cicerón las reglas de la elocuencia, el eclecticismo y la propiedad en el manejo del vocabulario filosófico. Séneca advertía que la lengua latina era más pobre que la griega en cuanto a la descripción de términos filosóficos.

Carrera política

Por fin Séneca inicia la carrera de los honores políticos, ejerce de abogado y comienza a adquirir fama como orador. Pero no gozaba de buena salud. Ya de joven padeció tuberculosis  y asma, enfermedades que le acompañarán durante toda su vida. Con la esperanza de que el clima mejorara su salud, se instala en Alejandría, donde su tío ocupaba el cargo de prefecto del pretorio, una especie de primer ministro de Egipto.

En este centro por excelencia de la tradición y cultura griega permanecerá unos cinco años. Allí pudo dedicarse al estudio. Escribió dos obras hoy perdidas “Sobre la India” y “Sobre los rituales religiosos de los Egipcios”, que son citadas por autores romanos como Plinio el viejo. También tomaría notas para escribir: “Sobre la naturaleza de las piedras”, “Sobre la naturaleza de los peces” y “Cuestiones Naturales”, obra en la que el conocimiento de los fenómenos de la naturaleza le llevan a una reflexión sobre la existencia de Dios.

Séneca regresa a Roma, es nombrado cuestor  y posteriormente edil. Nos encontramos ya en el gobierno de Calígula que al principio parecía que iba a seguir los pasos de su padre Germánico que era muy querido por el pueblo, sin embargo, una enfermedad mental que le llevaría a dar un giro a su gobierno. Séneca había ascendido al rango senatorial y es nombrado pretor. Era uno de los autores más populares de entonces y un brillante orador. Calígula, criticaba sus discursos diciendo que eran “arena sin cal” y tras una brillante intervención de Séneca en el senado, le condenó a muerte, y habría concluido su vida de no ser que una mujer de la corte le dijera a Calígula que Séneca estaba gravemente enfermo y que pronto moriría, por lo que el sentido político hizo que el emperador le perdonara.

En el mismo año 41, es acusado de tener relaciones con Julia Livilla, hermana de Agripina y fue relegado a la isla de Córcega. La instigadora de la acusación podría haber sido Mesalina, mujer de Claudio, con la intención de librarse de personajes incómodos para sus ambiciones.

Durante los ocho años que duró el destierro, Séneca aprovechó para seguir escribiendo. Sus ideas filosóficas le permitieron vivir esta lamentable situación con calma y serenidad.

Claudio, el nuevo emperador se casa con su sobrina Agripina, viuda de Gneo Domicio de quien tenía un hijo, Domicio Ahenobarbo, que luego se llamaría Nerón. Agripina logro la libertad para Séneca, consigue la magistratura de pretor (los que llevaban el sistema judicial romano) y lo nombra preceptor de su hijo Domiciano (Nerón) y asesor luego de los asuntos privados y públicos de su gobierno como “Amicus Principis” desde el año 49 en que comienza a formarlo, hasta el 62.

Restituida su vida social, Séneca se casa con Paulina, perteneciente a una rica familia senatorial de la Galia Narbonense. Ella sería la mujer que lo acompañaría el resto de su vida

Preceptor de Nerón

Entre los antepasados de Nerón, los Domicio Ahenobarbo ya había antecedentes de personajes brutales. Cuando Séneca se encarga de su educación tenía ya once años y había recibido una educación precaria.

Tanto Séneca como Sexto Afranio Burro (prefecto del pretorio) trataban de influir positivamente en el nuevo emperador. Burro le instruía en los asuntos militares y en la severidad de las costumbres, Séneca en las normas de la elocuencia y en la educación de su carácter. Ambos trataron de refrenar las malas influencias que sobre él ejercían otros personajes de la corte que adulaban al emperador. Séneca en cambio, siempre dijo con libertad  lo que le parecía, por eso quizá el odio de Nerón iría en aumento.

Séneca dedica a Nerón la obra titulada “De la Clemencia”. Se trata de uno de los pocos tratados políticos que nos han quedado de la cultura romana. En él Séneca declara que la monarquía es el mejor sistema de gobierno siempre que el gobernante sea justo. Dice que el emperador es el alma del pueblo y ha de gobernarlo de la misma forma que el alma ha de gobernar y ordenar al cuerpo. Séneca con su influencia quería poner en práctica los ideales expuestos en este tratado en los que el emperador encarnaba la justicia aunque no tendría más suerte que Platón con el tirano de Siracusa.

Séneca sabía que tenía que controlar dos tendencias difíciles de Nerón: su crueldad y el deseo desmedido de ser admirado y querido. Con este tratado le advertía de las consecuencias de dejarse llevar por la cólera y de las ventajas de la clemencia.

El quinquenio áureo

La primera época del reinado de Nerón fue llamada el “Quinquenio Áureo y duró del año 56 al 61. Este periodo tuvo lugar gracias a la influencia favorable de Séneca y Afranio Burro. En este periodo, las finanzas, la justicia, la legislación, la política, el ejército y los asuntos exteriores conocieron una era de prosperidad.

En el año 62 muere Burro, Séneca privado de su apoyo ya no se siente con fuerzas para seguir en su puesto de consejero de un emperador que ya manifestaba sus peores instintos y que se rodeaba de oportunistas. Séneca había tomado la decisión de abandonar su puesto para poder dedicarse a la filosofía. Pide permiso a Nerón para alejarse de la vida pública pero éste se lo niega, aunque poco a poco se fue alejando de los asuntos de Estado alegando que se encontraba enfermo. Así, tiene más tiempo para dedicarlo a actividades agrarias y al estudio. Pasa sus días en sus villas, ya fuera en la de Nápoles o en la de Pompeya e intenta aprovechar el tiempo para aprender cosas nuevas y ser útil a sus amigos y al género humano.

Ante los abusos de Nerón, numerosos personajes influyentes tramaron lo que se ha denominado la conjura de Pisón, algunos de los conjurados eran amigos de Séneca, entre ellos se encontraba su sobrino el poeta Lucano, autor de la obra “Farsalia”, que trata sobre la historia romana. Séneca fue acusado de participar en la conjura, lo que resultó para Nerón una excusa idónea para deshacerse de su antiguo preceptor.

Séneca se encontraba en su villa de Roma cuando recibe la visita del Tribuno Gavio Silano que le comunica la orden de Nerón de suicidarse. Con serenidad estoica, pidió las tablillas para su testamento. Al negárselas el centurión, les dice a sus familiares y amigos que ya que no se le permite legarles otros bienes, les deja la imagen de su vida.

Séneca, como Sócrates desde su cárcel de Atenas, intenta contener el llanto de sus seres queridos, y les pregunta dónde están los preceptos de la filosofía y los razonamientos largamente meditados ante las desgracias. Se abre las venas, pero al tener el cuerpo muy debilitado, la sangre le salía con lentitud. Aún en el momento final, habló de la filosofía, pero no se sabe lo que dijo, ya que Tácito, no lo transmite en sus Anales, pues afirma que esas palabras ya eran bastante conocidas como para transcribirlas de nuevo.

¿Qué diría Séneca en esos últimos momentos? Probablemente diría que la muerte no es un mal, que había llegado el momento en que tenía que devolver su envoltura, su cuerpo, para que su parte divina retornara con los dioses.

Ante la lentitud con que corría la  sangre, Séneca, pide a su médico que le proporcione la cicuta, pero de nada le sirvió ya tomarla, porque al estar frío el cuerpo, el tóxico no hacía efecto. Finalmente se introdujo en un baño de agua caliente, donde murió. En la bañera, salpicando a sus compañeros, hizo una libación a Júpiter Liberador, pues para él la muerte era una liberación.

Séneca había tratado de plasmar en su vida los ideales que sustentaba. Fue un hombre de su propio tiempo, pero también fue un filósofo que trató de acercarse al conocimiento profundo del hombre y de las leyes que rigen la vida, ese acercamiento plasmado en sus obras, muchas de las cuales afortunadamente nos han llegado, es el mejor testamento que podía haber legado.

Cronología de la vida de Séneca

4 a.C. Nace en Córdoba.
Se traslada la familia a Roma.
Es discípulo del pitagórico Soción y de los estoicos Atalo y Fabiano.
25 d.C. Tiene mala salud.
Viaja a Egipto, está con su tía y tío C. Galerio. Prefecto de Egipto.
“De los lugares y templos de Egipto”
“De los lugares y templos de la India”
31 d.C. Regreso a Roma
Obtiene la cuestura
“De la naturaleza de las piedras”
“De la naturaleza de los peces”
Primer matrimonio, nace su hijo Marco Anneo
39 d.C. Fallece el padre de Séneca
“Consolación a Marcia”
41 d.C. “De Ira”
Víctima de las intrigas de Mesalina es acusado de adulterio con Julia Livila, hermana de Calígula y desterrado a Córcega durante 8 años.
42-43 d.C. “Consolación a su madre Helvia”
“Consolación a Polibio”
49 d.C. Agripina consigue su indulto y vuelve a Roma
Es nombrado pretor
Se encarga de la instrucción de Nerón junto con Burro (Prefecto del pretorio)
Contrae matrimonio con Paulina
54 d.C. Fallece Claudio (Apokolocintesis)
Le sucede Nerón
Hasta el 59 d.C. Quinquenio en el que es más determinante la influencia de Séneca y Burro en el gobierno.
55-56 d.C. “De la constancia del sabio”
“De la Clemencia”
Llega a reunir una gran fortuna.
Ataques de Suilio y otros. Se defiende en “De vida beata”
59 d.C. Asesinato de Agripina por orden de Nerón
Su gobierno va tendiendo cada vez hacia un despotismo personal de tipo de las monarquías orientales.
Empieza a disminuir la influencia de Séneca
“De Beneficis”
62 d.C. Fallece Burro. Nerón repudia a Octavia, posteriormente asesinada y se casa con Popea.
Séneca pide a Nerón apartarse del gobierno y le ofrece la devolución de sus bienes, pero no se lo admite. Aunque debe permanecer alrededor de la corte, se retira de la vida pública
Etapa fecunda de su producción literaria
“De Otio”
“Questiones naturales”
“Epístolas morales a Lucilio”
“De Providencia”
65 d.C. Se descubre la conjura de Pisón y Séneca es asociado a ella.
El 19 de abril se suicida por orden de Nerón